al monte,¿para qué?
salida   08 may 2014

Txindoki, entre bordas y nieblas...


HAIZEArekin irakurri nahi baduzu ...



Kaixo, el 8 de mayo, no se porqué, me entraron ganas de subir a Txindoki.
El dia era bueno, nieblas y agradable para subir alguna cuesta,me apetecía subir alguna aldapa.
Salí pronto, en Larraitz había unas nieblas muy bonitas, el sol, cuando lograba colarse entre ellas daba unos tonos muy bonitos.
En una zona, antes de la fuente no se veía nada, pero en seguida la sobrepasé y, como siempre, me puse encima del mar de nubes.
Me encontré con una persona que bajaba y otra que andaba por ahi, total; estábamos 3 presonas por el Txindoki. Una verdadera gozada.
Esto es lo que vi.

El sol quería salir entre las brumas.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

Y Txindoki, que aparece por ahi arriba, en un rato estaría allí.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Las brumas, que bonitos tonos dan.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

Y colores billantes y de montón de variedades.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

Después de sobrepasar las nieblas, lo primero que aparece es el Auza Gaztelu.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Y el panorama se amplía.
Auza Gaztelu, Aizkorri, Aloña, Gorbea, Anboto, Udalaitz. Precioso.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

En la zona alta aparecen unas "Viola Bubanii", está catalogada de amenazada y clasificada como rara
y en el Pais Vasco sólo aparece en Aralar y Aizkorri. He tenido suerte de verlas y sacarles foto, si no ni me hubiese enterado.
Gracias Alberto por la información.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Estoy encima el mar de nubes hacia Ernio.
A la izquierda abajo aparecen otro ramillete de "Viola Bubanii".
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Y voy encima de cuadros de montón de colores y formas.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Llego a  la cima, aunque hay buzones que han desaparecido, éstos todavia aguantan años y años.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Son las 9 de la mañana, no hay nadie, que suerte tengo. Estoy un ratillo viendo las vistas de siempre pero que siempre son distintas.
Veo, las campas de Alotza, el collado de Irazusta y las lomas de Uarrain, Malkorri, Gaineta, Beleku y Kilixketa.
También Beriaian, al fondo.
No se oye nada, ni la sirena de la fábrica de Amezketa, alguna graja que pasa pero éstas no hacen ruido.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

Las bordas de Beltzulegi.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Al rato empiezo a bajar, ya me jode, pero ... me encuentro con esta cosa tan bonita.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Y llego a las bordas de Egurral, estas bordas están en el sel (saroi) del mismo nombre, pero no se ha encontrado ninguna piedra central o Artamugarri.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Sigo bajando hasta las bordas de Muitze. Con los paredones de Larraone encima el barranco.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Restos de construcciones para resguardar al ganado.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Y me encuentro con las bordas. Estas también pertenecen a otro sel o saroi, el de Muitze, pero tampoco tienen el Artamugarri.
Es un lugar muy bonito y tranquilo, se sale lo suficiente del camino para encontrarte sólo, sin ruidos.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Deambular por estos sitios me encanta.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Con Txindoki detrás.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txokos majos.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki siempre vigilante.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Veo como el macizo de Ernio se lo come el "Efecto Foehn".
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

Sigo bajando hacia el barranco, las bordas se han quedado por ahi arriba.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Según bajo me encuentro con la niebla, pronto me engullirá pero me regalará "cuadros" muy bonitos.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Una preciosa Genciana Azul. También está protegida.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Sigo el sendero.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Y, sin remedio, me introduzco en la niebla. Se nota que es espesa, lo noto en la boca, parece que se masca.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Estar dentro de las brumas me gusta porque a cada momento te va cambiando lo que ves. Es una gozada.
Los arbolitos que aparecen y desaparecen.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

No se ve a 10 metros.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Hay un gran tejo en medio del sendero, hoy tiene un aspecto especial.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Txindoki, entre bordas y nieblas...

Unos dientes de León.
Cuando era pequeñajo me contaban en casa que si soplaba, las partes de la flor que salian volando eran brujitas
que se escapaban para ir ya libres a otros lugares. en fin .. !!!
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Salgo de la niebla para, de repente, ver Larraitz y detrás Abaltzisketa.
Txindoki, entre bordas y nieblas...

Que pena, ya se había acabado pero tenía que volver a la "civilización", había que hacer cosas ...
Pero me dió tiempo a tomar un cafecito en la taberna. Que momentos ...

Agur

comentarios

comentar
Esta web utiliza cookies únicamente para obtener estadísticas de visitantes. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Acepto | Más información