al monte,¿para qué?
saroiak, kortak, seles   06 ene 2014

En busca del saroi de Atxuko Aldai

Kaixo, el 6 de enero mientras casi todo el mundo abría paquetes, nos dimos un regalo y nos fuimos a dar una vuelta por el embalse de Urdalur.
y, siguiendo la manía de localizar seles, nos dirijimos a uno que sabía que estaba por esos contornos : el saroi de Atxuko Aldai.
Lo encontramos al llegar a un sitio muy bonito donde hay un par de bordas.
El tiempo nos acompañó porque aunque por las cimas había un ventarrón sur por esta zona estábamos resguardados y estuvimos muy agusto.
Una mañanera muy maja por unos hayedos muy bonitos.
Van las fotos.

Empezamos en el embalse de Urdalur, al fondo se ve el Txurruko Punta.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

Lugar tranquilo, no había nadie.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Las errekas estaban preciosas.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

Por la zona de Aranarri.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

La borda de Aranarri.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Los troncos de las hayas se retuercen con el tiempo.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Entre los arboles se distingue el collado de Iramendi, esta zona es un saroi con su artamugarri correspondiente.En verano con las hojas no se distingue.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Ya cerca de nuestro objetivo, maravilla de bosque.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

Y llegamos a las bordas del saroi de Atxuko Aldai.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Y su artamugarri.
Más información del saroi: Atxuko Aldai
En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai


En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

Aratz.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Este saroi tiene dos bordas.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Txurruko Punta, Txindoki, resto de Aralar y el embalse de Urdalur.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

La borda, detrás están Umandia, Allaitz, Aratz ...
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Aratz y Aizkorri.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

La borda, buen tamaño tiene.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Este es el saroi con sus dos bordas.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Gazume y Ernio. Txurruko Punta y Txindoki.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Urdalur.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

El saroi de Iramendi.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Y vuelta por el hayedo por otros caminos y pistas, muy agradable.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Es una zona estupenda.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

Montón de huevillos de rana.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Volvemos a cruzarnos con la borda de Aranarri.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

Unos reflejillos.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Habían hecho entresaca.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

En busca del saroi de Atxuko Aldai

Un Carbonero común o Parus Major.
Que bonito es. Estaba con la pareja, la primavera ...
En busca del saroi de Atxuko Aldai
Me han contado una historia sobre este pajarito :
En marco en la pared del refugio del Pagasarri  esta escrita  una historia sobre él.

"La leyenda del Carbonero común o Tarín.
Esta leyenda, también desaparecida y escasamente conocida por todos aquellos que suben al Pagasarri y bajan hacia Artiba. En esas zonas existe un manantial que se denomina "Manantial del Tarín". Esta leyenda me fue relatada hace más de treinta años.
Había por aquellas zonas, un camino que se dirigía hacia Alonsotegi. Todos los días solía subir por allí una muchacha, a ver el ganado que sus padres dejaban por allí.
Todos los días se tropezaba con un joven muy parco en palabras. Pero con el tiempo se hicieron amigos, transformándose esa amistad en amor.
Una mañana, subía el joven con cara de preocupación: ella al verle, le preguntó que cuál era el motivo de su preocupación y llegando al manantial, él le respondió que no podría estar mucho tiempo con ella, pues se iba a tierras lejanas. Al oír esto la joven, se entristeció y lloró; el muchacho, no sabía qué decirle para consolarla.
De pronto, el joven observó un tarín que estaba en frente de él y le dijo entonces a la joven: "Mira qué tarín más precioso y cómo brillan los colores y qué manso es". La muchacha alzó los ojos y miró al tarín. Mientras le miraba el joven le dijo: "Mira Ana, yo te prometo ante este manantial y pongo por testigo a este tarín, que en cuanto termine lo que tenga que hacer en aquellas tierras lejanas, vendré y me casaré contigo". Dicho esto la besó y se fue, pues al día siguiente partía en un galeón hacia aquellas tierras lejanas que le esperban.
La joven iba todos los días al manantial y todos los días, salía el tarín. Pasaron así dos años, hasta que un día del mes de noviembre, recordaba las promesas que su prometido le había hecho, ya que no tenía noticias de él.
Al ir a beber agua al manantial, vio la cara de su prometido reflejada en éste. Pero al observar que tenía los ojos cerrados, lanzó un grito de horror; la imagen se borró rápidamente, recogió el ganado y volvió para su casa.
Volvió al día siguiente al lugar de costumbre; allí estaba el tarín y cuando fue a acariciarle, él se posó en su mano y oyó una voz que le decía: "Perdón, Ana, no he podido volver para cumplir la promesa, pues al volver hacía España el barco naufragó; reza por mi alma"
La joven, al oír esto, lanzó un grito y metió al tarín entre sus pechos. Bajaba por el monte como alma que lleva al diablo, mientras granizaba y nevaba; cayó en un risco y quedó sin conocimiento.
Sus familiares, preocupados por su tardanza, fueron a buscarla, encontrándola al cabo de cuatro días, enterrada en la nieve y muerta. La llevaron a casa y al ir a amortajarla, encontraron entre sus pechos el tarín con una gota de sangre. Dicen que esta gota de sangre significa la unión de los dos jóvenes en su amor.
Los lugareños de esas zonas respetaron durante muchos años al tarín, ya que ese pájaro significaba "la unión del amor prometido".
También dice la leyenda, "que aquellos que se casen el mes de noviembre y se han prometido en la fuente del tarín estando éste presente, esa pareja tendrá un matrimonio felíz".


Fin de la historia.


Y llegando al final. el viento sur daba unos colores muy especiales al cielo.
En busca del saroi de Atxuko Aldai

Y ésto es todo.

Agur.
Más información sobre seles en: Saroiak.

Éste es el track de la salida:

Powered by Wikiloc

comentarios

comentar
Esta web utiliza cookies únicamente para obtener estadísticas de visitantes. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Acepto | Más información